Los detectores de humo y las alarmas contra incendios pueden estar entre los artículos más importantes en tu hogar, si hablamos de la seguridad de tu familia. Estos dispositivos de alerta temprana pueden ayudar a avisarle a tu familia de la presencia de fuego y humo peligroso cuando aún hay tiempo para evacuar, pero deben probarse periódicamente para garantizar su funcionamiento correcto.

Detectores de Humo

Los detectores de humo tienen como característica detectar el fuego mucho antes que se extiende y desarrolle. Se activa al percibir hollín en el ambiente y advierte de la presencia de humo en el aire gracias alertando a las personas de algún siniestro.

Estos detectores son bastante sensibles, se activan al menor índice de humo e incluso muchas veces suelen sonar una falsa alarma; es por este motivo que son más efectivos, otorgándole mayor tiempo a las personas de poder reaccionar ante una catástrofe.

Detectores de calor

Un detector de calor se activa cuando hay un aumento de temperatura que está por encima del nivel pre ajustado. No detecta humo y es poco probable que suene falsas alarmas.

Son bastante efectivos cuando se trata de resguardar objetos y propiedades, no son muy costosos y son capaces de resistir las condiciones del medio ambiente.

Ambos tienen funciones individuales y principios de trabajo diferentes, pero no pueden ser utilizados indistintamente. Es por esta razón que ambos dispositivos se instalan en edificios y actúan de manera conjunta con un solo propósito, salvaguardar vidas.